¡El veto viral!

Consideró adorar una conquista para Umashankar. Durante la mayor parte del tiempo, después de más de un mes de perseverar en dejar de vivir, se había aventurado a salir; había tomado esta decisión trascendental contemplando la máxima necesidad de una circulación física natural en lugar de los saltos y sacudidas arbitrarios que se permitía al […]



Consideró adorar una conquista para Umashankar. Durante la mayor parte del tiempo, después de más de un mes de perseverar en dejar de vivir, se había aventurado a salir; había tomado esta decisión trascendental contemplando la máxima necesidad de una circulación física natural en lugar de los saltos y sacudidas arbitrarios que se permitía al vivir cada mañana; necesitaba tener claro que es un hombre suave y aceptado. Las infecciones aumentaron de manera inquietante ahora no hace mucho tiempo y en vista de que las restricciones se han intensificado, ahora no se permiten paseos y trotes incluso por todo el mapa por el campus de la sociedad de la vivienda. Para una persona mayor que lo adoraran, la vivienda suspendida se hizo más estricta, tanto por la sociedad como por los miembros de su familia. No obstante, necesitaba sentirse aceptado en realidad, tomó una decisión. Entonces, una tarde, cuando su esposa y su nuera estaban tomando una siesta, su hijo estaba en un lugar de trabajo de emergencia y su nieto estaba ocupado con sus clases en línea, se aventuró a salir, llevándose las llaves de la casa.

Se sintió bastante atemorizado al ver la puerta más importante, pero los guardias de seguridad solo hablaban de él, ahora sin anunciar ni cuestionar el tiempo libre. Una vez fuera del campus y en el carril se volvió libre y cautivado. Para hacerlo más grande, los policías patrulleros también están ahora fuera de la vista. Corre, el ambiente no cambió completamente en el tiempo intermedio, con vehículos adicionales, tempos y taxis ahora. Claramente, los peatones comprenden notoriamente menos en número y, las personas de su edad comprenden ha sido una rareza. Comenzó a caminar rápidamente, balanceando las manos y flexionando los músculos.

En un par de minutos, Umashankar llegó a la tienda de comestibles, un vecindario que visitaba tan continuamente con su esposa o su nuera. Se detuvo, sintiéndose tentado a entrar y comprar algo extraordinario. De nosotros formamos parte del estado entrando y saliendo; algunos cargan sus vehículos con la ración comprada; algunos se apiñan alrededor del aire de lanzamiento del escritorio del personal para la desinfección de manos obligatoria y la verificación térmica; y algunos trabajadores que se apresuran aquí y allá controlando y supervisando. Mató su tentación. No, no puede conseguir el dinero en efectivo para eso, un montón de infecciones elegantes comprenden ayuda rastreada hasta la tienda y, siendo un ciudadano mayor, debe demostrar su gusto y satisfacción por las acciones culpables de su familia.

Miró a su alrededor y decidió que la carretera no era adecuada. En el otro lado, muchos de los puntos de venta se han lanzado. Caminando por una vía de servicio observó que su restaurante favorito se convirtió también en lanzamiento, el supervisor se relajó y bostezó sin prisas el mostrador y un par de los camareros adornaron la puerta con esperanza. Se detuvo, sintiéndose tentado todo cuanto más: quiere centrar la atención en una de las mesas dispuestas de manera seductora y moderada también, y repetir uno de sus platos favoritos para empacar. No, no puede conseguir el dinero en efectivo para esto, por las mismas causas y una más, se cree que el virus dura más tiempo en los paquetes de plástico. Comenzó a pasear todos tan pronto como más. En la encrucijada se convirtió en elegante a la calle de la faceta arterial más importante que terminaba en el espacio de mercado más concurrido.

Alrededor de una tienda de diversos tipos comprenden el lanzamiento únicamente en una faceta de la faceta de la carretera, y el vegetal- El mercado de carne de pescado se cerró. Observó un diminuto puesto de té administrado por una lancha de mujer averiada sin una ronda de sorbos. Sintió el límite de obtener ese placer tan pronto como más; ah! esta indulgencia sin complicaciones ahora parece adorar un lujo codiciado. El puesto de té precipitó en él un salto más fuerte inaudito: ¡ah! cuán desesperadamente quiere comprender esa indulgencia, todo tan pronto como más en el aire de lanzamiento, tan pronto como más, sin la ocultación. Por otro lado, para su decepción o alivio, ahora no es obvio que, este tipo de pequeños puntos de venta al por menor comprenden que han estado cerrados levemente, o más, como podría ser, pero ahora no se les permite formar empresas. Se centró en una tienda de artículos de papelería que frecuentaba, y tan pronto como más se sintió tentado a realizar algún intento mínimo. No a todos, murmura con severidad. Continuó caminando tomando el auxiliar de camino de la faceta circular en dirección a la carretera.

Mientras esperaba que la señal se cambiara a verde en el cruce de la carretera, observó que los visitantes del sitio consideraban prácticamente aceptados. Un autobús de la metrópoli medio vacío se detuvo en la parada exacta a su izquierda, y se sintió tentado a subir y apreciar ese placer tan dolorosamente perdido en los últimos meses. Además, el concepto, los puntos de venta minoristas ahora pueden formar empresas con normas estrictas, y entonces, ¿por qué no viajar al más cercano, solo para un intercambio, si no para intentarlo? Sin demora, Umashankar también mató esa tentación, por causas idénticas o idénticas.

Umashankar comenzó a sentirse nervioso: cómo sus pensamientos volubles, ahora confirmados, lo han estado exponiendo de manera moderadamente cruel a todo tipo de impulsos, deseos y tentaciones. , haciéndolo más inclinado de lo que incluso su edad puede formar. En el momento en que la señal se volvió verde, cruzó apresuradamente en medio de un salto y comenzó a caminar por la vivienda auxiliar. Los guardias de seguridad lo miraron con precisión, con una indiferencia relatada que se intensificó aún más con un bostezo.

Al llegar a su suelo, Umashankar insertó silenciosamente la llave de la casa y abrió la puerta. Su nieto, que ahora miraba la televisión, lo miró siniestramente. Le dio al niño una sonrisa benevolente anunciando que tenía una mirada fija en el campus. Mientras se sentaba contento en el sofá, Umashankar se sintió satisfecho de que el intrépido tiempo de espera le había otorgado ahora no menos que una diferencia exacta para un movimiento físico natural.

modashopx7c01-20
US

Categories