Los huesos deslumbrantes de Alice Sebold

The Dazzling Bones de Alice Sebold es una nueva versión de la pérdida. Se trata de la concepción de que ese duelo ajusta a la persona que vive, abre un agujero en la vida de los sobrevivientes en el que constantemente tienen confianza para llevarlos seguros, consistentemente tienen confianza para adaptarse, no sea que ellos […]



The Dazzling Bones de Alice Sebold es una nueva versión de la pérdida. Se trata de la concepción de que ese duelo ajusta a la persona que vive, abre un agujero en la vida de los sobrevivientes en el que constantemente tienen confianza para llevarlos seguros, consistentemente tienen confianza para adaptarse, no sea que ellos mismos sean consumidos por su vacío. Sin embargo, esta brecha existente, este vacío que debe reconocerse constantemente sin detenerse nunca demasiado en sus corrientes acumuladas, también impone instrucciones inusuales sobre vidas continuas, requiere desviarse de caminos que antes conducían correctamente hacia la gran velocidad. Y, si lo comprobaran, ¿qué crearía el difunto con su impacto continuo, aunque no intencionado? ¿Se deleitarían con la vitalidad, o seguramente se sentirían avergonzados por infligir un escándalo total? Con éxito, aquí está el tema que se desarrolla en algún momento de la totalidad de The Dazzling Bones.

Al principio, Susie Salmon tiene catorce años de debilidad. Y amar a cualquier chica pubescente, ella tiene enamoramientos, imagina que encuentros sexuales también es amor, tiene amigas, va a la universidad. Tiene una hermana menor y un poderoso hermano menor, además de personas que se entregan en su devoción a la familia.

Estamos en Canadá, sin embargo el espacio ya no es fundamental. Baste afirmar que es rural y resplandeciente, relajante, con enormes extensiones de campos helados y nevados. No se revela nada sobre The Dazzling Bones al señalar que Susie Salmon, débil de catorce años, se transformó en asesinada el 6 de diciembre 1973. El guía comienza con el crimen y seguimos a la víctima a cierta distancia como el cielo. Así comienzan las complicaciones.

Quizá ya no exista ningún físico, resplandecientes los restos de un codo. Es posible que haya un sospechoso, pero la evidencia ha sido borrada. Sabemos todo sobre el crimen, así que ya no habrá más este tipo de cosas como un suspenso brillante, con las consecuencias más bonitas. Desde su posición ventajosa relativamente elegante, observa Susie Salmon. Observa cómo la miseria desgarra el tejido de su familia. Observa cómo sus compañeros de clase tratan de hacerse cargo de los presionados realineamientos de sus amistades. Observa cómo su asesino sigue evadiendo la justicia. Y se entera de que aquí mismo ya no es la primera vez que lo logra. Ella mira porque la policía compara, definitivamente ya no es tan competente como lo haría. Ella mira como todos estos que le quedan en el apoyo del cambio en modificados por su ausencia, como se les enseña a vivir con el vacío que ella ha dejado.

Ahora, tener a la víctima en un cielo que todo lo ve le permite a Alice Sebold hacer un ejercicio de un cuento estándar en tercera persona, como si Dios detectase pío, como si fuera Susie quien describiera las ocasiones. Con demasiada frecuencia, por otro lado, es el autor quien está hablando y claramente ya no es su personaje, quien presumiblemente bien podría ofrecer algo más en la metodología de la concepción o la reflexión en ocasiones. Entonces, lo que se desarrolla se conoce como una historia de desintegración familiar vista desde cierta distancia. y la desintegración ocurre lentamente y, hay que reconocerlo, más incesantemente de forma relativamente repetitiva

Lamentablemente, además, la punta de la guía se transformó en un brillo demasiado sentimental para este lector explícito. En la ficción, estoy dispuesto a suspender la mediación o sucumbir definitivamente a ella, y por la explicación de la salmuera, estoy dispuesto a aceptar que podría haber también un cielo desde el cual uno podría mirar bien. Sin embargo, para representar lo que Susie hace gradualmente en la guía se modificó para tomar una pieza de fantasía lustrosa demasiado lejos. The Dazzling Bones sigue siendo una lectura de valor. Su estilo gradual probablemente convencería a algunos lectores de que ese diagnóstico forense de los detalles de estas relaciones también suele desviarse hacia la indulgencia. Sin embargo, se supone que, cuando se dispone de una eternidad en algún momento para defender a los ocupados, las pequeñas cosas fabricadas crean una distinción.

modashopx7c01-20
US

Categories