Pasando la tradición

La capacidad convencional y la nueva capacidad Salí a un piso de piquete pulido en un dojo de un minuto en Japón, donde el karateka antes que yo era profesional. Se volvió intimidante en una capacidad que nunca había experimentado antes que socorrer en un dojo del Reino Unido. El sensei se paró frente a […]



La capacidad convencional y la nueva capacidad

Salí a un piso de piquete pulido en un dojo de un minuto en Japón, donde el karateka antes que yo era profesional. Se volvió intimidante en una capacidad que nunca había experimentado antes que socorrer en un dojo del Reino Unido. El sensei se paró frente a mí mirándome, todo correcto, ahora me dio una palmada en la barbilla y me ayudó en el hombro corrigiéndome y criticando por exhibir un procedimiento desafortunado, de hecho, aquí están las sugerencias clásicas de enseñar un arte en Japón, tenía Ha sido una sesión de práctica prolongada, todo esto a diferencia de muchas nociones occidentales de instrucción. El apoyo en el Reino Unido a un entrenador de alto nivel del Este se convirtió en escuchado de decirle a otro de sus compatriotas “tan pronto como comencé a prepararlos seriamente, muchos de los estudiantes se fueron”. Aquellos de nosotros que tenemos una fe profesional bajo la ruta de un entrenador oriental (Sensei), sabemos muy bien cuán implacables e intimidantes serán en su búsqueda de la perfección.

Brevemente, la mayoría de los budokas occidentales corren el riesgo de ser menos difíciles de recorrer, pero más rápidos en el caso de que sean criticados independientemente de la razón que sus contrapartes asiáticas. En general, consideran cualquier tipo de crítica de forma perjudicial. No obstante, algunos de nosotros, el Budoka tradicionalista, corremos la amenaza de gastar en la crítica de fábulas bajo una luz particular, una etiqueta de crecimiento obvio siempre que se te ocurra. Dentro del dojo (sala de práctica), los estudiantes de kárate inusuales o cualquier otro artista marcial, deben estudiar que las críticas no deben dejar de escuchar frases con intimidación o menosprecio por parte de su entrenador u otro karateka superior. Son elogiados por sus logros hasta este punto de su práctica y también para recordarles que hay constantemente más cosas que estudiar. También deberían señalar que es maravilloso un paso más en dirección a la punta de la montaña, incluso suponiendo que sean millas el movimiento para alcanzar la punta que de hecho cuenta.

Simplemente reconocido, si el estudiante está genuinamente enganchado a cambiarse a un karateka dedicado, entonces él o ella tiene que estudiar los valores maduros, la etiqueta y el respeto tanto dentro como fuera del dojo. Además de eso, para fabricar el grado, orarán para prepararse en canto arduo y popular para alcanzar el alto nivel típico requerido para convertirse en un karateka correcto. En realidad, el kárate ahora no se trata solo de competiciones, medallas y trofeos. Sin embargo, resulta ser una lucha de por vida para algunos y bonita en total con uno mismo. Si logran todo eso, es una base factual para el éxito como karateka. Además, con respecto a la etiqueta de actitud, ahora no desea invitados en el dojo cada vez que tenga fe, entonces tal vez tal vez no esté practicando con la actitud correcta o la región de consejos. Dentro del dojo es su batalla y es un deber querer competir en oposición a los demás y también a ti mismo para cantar a tu yo superior, los invitados son para el exterior del dojo.

Ese es el estilo que veo en él, sé que esta actitud puede incluso parecerle a algunos simplemente una dura de camarón, pero soy un tradicionalista y reflexiono dentro de las sugerencias maduras de la práctica de karate, sé que habrá muchos en contra de esto. Además, una cosa es obvia, el karate ha modificado un trato gigantesco desde que comencé a practicar. Por último, pero ahora no menos importante, todos los karatekas en la mayoría de los casos no ven la verdad incontrovertible de que el karate tiene más que dar que los oponentes que pelean por un karate preciso que yace bajo tierra, que ahora no puedes admirarlo, pero con el tiempo un karateka maduro. contemplará los secretos ocultos de su arte elegido. Si tienen capacidad para practicar con la percepción y que el dojo es para practicar ahora, no para socializar, se encontrarán entre estos seguidores correctos que se acercan pacientemente a la puerta. Ko-Live a Shin-Live: La manera madura y la manera inusual .

Defender Protegido.

modashopx7c01-20
US

Categories