Un lugar de excitación apagado es un objeto o una teoría

Todas las épocas de hombres piensan que las mujeres de su época son más sexuales que cualquier época anterior de niñas. Aquí es porque los hombres más jóvenes están entusiasmados con los cuerpos de las mujeres más jóvenes. Sin embargo, nuestra capacidad de respuesta ya no dependería de nuestra apariencia. La capacidad de respuesta se […]

Un lugar de excitación apagado es un objeto o una teoría

Todas las épocas de hombres piensan que las mujeres de su época son más sexuales que cualquier época anterior de niñas. Aquí es porque los hombres más jóvenes están entusiasmados con los cuerpos de las mujeres más jóvenes. Sin embargo, nuestra capacidad de respuesta ya no dependería de nuestra apariencia. La capacidad de respuesta se basa en lo que sucede en las sugerencias. La excitación se produce cuando los consejos responden positivamente al erotismo. Las señoritas no están más involucradas con el erotismo que las mujeres mayores.

El poder sexual de los hombres probablemente sea inducido por un completo extraño. Aquí es puro porque los flip-ons son objetos o ideas que desencadenan la excitación sin hacer referencia a ninguna emoción emocional. Las mujeres tienden a buscar este concepto impersonal. La mayoría de las mujeres esperan una conexión emocional antes de proporcionarle sexo a un hombre.

Las chanclas masculinas consisten en piernas, glúteos o senos de niñas. Tales estímulos bien podrían desencadenar la excitación masculina pero ya no el orgasmo. En cualquier otro caso, una chica bien podría señalar a un hombre sus pechos en lugar de ofrecerle relaciones sexuales. Los desencadenantes masculinos de la excitación son muchos y diversos. Las mujeres se sienten atraídas por un amante por factores emocionales tales como el sonido de su filosofar o su personalidad moderadamente que sus atributos sexuales.

Los desencadenantes del orgasmo son ligeros en un poderoso diagrama extra centrado. Los niños y los hombres más jóvenes estarían tan emocionados que llegarían al orgasmo espontáneamente o sin el tiempo necesario para producir la excitación. Sin embargo, la mayoría de los adultos (y sin duda las mujeres) quieren un marco de tiempo para producir la excitación que resulta en el orgasmo.

Una persona en particular quiere, por lo que simplemente querrás bloquear otras distracciones, de modo que simplemente querrás lograr el punto de pasión esencial para el orgasmo completo. Los consejos explícitos que desencadenan el orgasmo son muy explícitos, personales y habitualmente tabú. El concepto o la realidad de penetrar a un amante es el tirón más o menos particular que bien podría desencadenar el orgasmo. Las hembras se concentran en el punto focal del pensamiento de penetrar a un amante. Acerca de una mujer que se masturba hasta el orgasmo por mí misma mediante el uso de fantasías surrealistas, que no están relacionadas con un hombre preciso o con cualquier relación en estilos de vida precisos.

Las chanclas funcionan incondicionalmente. La presencia física de una dama representa una oportunidad sexual para el hombre, incluso cuando la niña ya no es emocionalmente susceptible al sexo. Aquí es porque los hombres responden a las mujeres como objetos (partes del cuerpo) de manera moderada que las personas con emociones y selecciones. Una persona puede filosofar sobre el sexo simplemente mediante el uso de la fuerza bruta. Una dama no puede. Una dama ya no se emociona por la presencia física de un hombre porque una niña no tiene nada que obtener de las relaciones sexuales. Estrategias de coito un hombre depositando su semilla en el interior del cuerpo de una niña.

Para un hombre, el erotismo está indisolublemente ligado a otros que filosofan una oportunidad de penetración. Al masturbarse, un hombre tiene en su búsqueda de consejos, una imagen gráfica de ejercicio sexual con toda probabilidad con una persona en particular que claramente puede incluir. Se imagina ejercicio que preferiría empaparse si tuviera una pareja precisa disponible. Sin embargo, el relato de una niña se centra en su físico de oso que está siendo conceptualmente penetrado tan inteligentemente como la psicología del hombre que la penetra. Probablemente será ambos individuos simultáneamente porque ya no son individuos precisos; sin embargo, filosofan meramente las ideas de que cualquier individuo está siendo penetrado y un penetrador masculino. Podrá emplear la erótica homosexual porque podrá nombrar tanto al macho que es penetrado como al macho penetrante.

Muchos hombres se excitan con los objetos con los que se asocian con el sexo, equivalentes a la ropa interior de las mujeres. Los hombres se centran en las bragas de las mujeres gracias a la asociación con los genitales y, por tanto, al ejercicio sexual. Las hembras están desconcertadas por tal pasión, que evidentemente dejan de fragmentar. Algunos hombres quieren que una chica represente una característica sexual para que tú simplemente quieras lograr su satisfacción sexual y emocional. Las mentes de los hombres son muy diversas en la forma en que emplean escenarios de estilos de vida precisos para la excitación erótica. Algunos hombres desean que una chica se empape de un fetiche. A otros les encanta chupar el pezón de una niña. Las mujeres no se emocionan sexualmente con estos escenarios. Algunas mujeres se presentarán para los deseos atípicos de un hombre, especialmente cuando se les paga. Tradicionalmente a los hombres les encantaba “vino, damas y melodía”, pero ya no existe una mujer idéntica. La mayoría de las mujeres disfrutan de relajarse con un libro, un masaje no sexual, hablar con amigos o buscar ropa.

Los fetiches están asociados con la sexualidad masculina. Un fetiche es un objeto que está asociado indirectamente con el ejercicio sexual, equivalente a zapatos o pies. Los hombres que cuelgan fetiches deben colgar el objeto accesible o fantasear con él, ya sea que estén solos o con una pareja o no, para transformarse en lo suficientemente excitado para el orgasmo. Una persona bien podría masturbarse mientras sostiene, huele, frota o saborea la cosa. Bien podría examinar a un compañero para ponérselo o emplearlo correctamente a través del sexo. Algunas fuentes filosofan las fantasías o comportamientos de las mujeres como fetiches. Arreglan paralelismos infieles entre los comportamientos de mujeres y hombres en un intento de anunciar la igualdad.

Los fetiches más habituales contienen partes del cuerpo. Los pies son, con cierta distancia, los más habituales. Después de las partes del cuerpo viene la ropa. Los fetiches en la mayoría de los casos contienen la sensación real de un material, normalmente cuero o caucho. Algunos hombres pueden modelar su apoyo a la atracción hacia la primera infancia. Un fetiche también puede pasar de ver un comportamiento sexual desagradable correcto durante la infancia o de abuso sexual. Un fetiche sexual ya no es un trastorno por definición; sin embargo, llegará a esa etapa si causa un daño intenso y duradero. La adicción a la pornografía es una obsesión idéntica en el sentido de que la fascinación por la pornografía bien podría avanzar para sustituir la realidad del sexo con una pareja. Aquí es el discurso más agudo si un hombre espera una relación.

El fetichismo es un fenómeno prácticamente exclusivamente masculino. (Alfred Kinsey 1953)

modashopx7c01-20
US

Categories